martes, 21 de junio de 2011

¡Malditas puertas!

Cuando leo textos sobre el Asperger, especialmente en la prensa general, me encuentro con los tópicos habituales: que si muy inteligentes, que si memoria excepcional, que si dificultades en la relación social, que si "monomaniáticos"... Llegado este punto se suele describir la "monomanía" de cada uno. Y casi siempre se trata de los dinosaurios, aunque puede haber otras, como los minerales, los planetas, etc. De manera que esos Asperger descritos son muy raros, sí, pobrecitos, pero saben cual paleontólogo, mineralogista o astrónomo, distinguir entre un triceratops y un megaterio, entre los filosilicatos y los nesosilicatos, o nombrar los diez últimos asteroides descubiertos.

Y luego vuelvo a la realidad para comprobar que la "monomanía" de nuestro hijo son las puertas. Desde muy pequeño ha estado obsesionado con ellas. Le causa algo parecido a la fascinación ver cómo se abren, cómo se cierran, el ruidito que hacen al girar las bisagras, el golpe que dan al final. Y si la causa ha sido la corriente y hay estruendo, vendrá corriendo desde cualquier punto de la casa para ver si el trastazo ha hecho incluso que caiga pintura de las paredes. Cuando hay una puerta cerca, su atención se fija en ella como si se hubiese pegado con el más potente adhesivo. Las puertas automáticas de los centros comerciales, las que dan acceso a sus almacenes, le hacen casi olvidar todo lo demás. Y en casa, la pesada puerta resistente al fuego que hay antes del acceso al piso es una de sus favoritas. Tanto, que no consiente que nadie la cierre sino él y cuando alguien llama para subir, de inmediato sale fuera para abrirla él. Tanto se ciega, que más de una vez hemos sufrido algún golpazo y el día menos pensado tendremos un disgusto porque algún dedo se quedará pillado en el marco. Pero cualquiera le llama la atención... Hay que ir con pies de plomo para no desatar la tormenta.

Así que ojalá hubiésemos tenido un experto en dinosaurios, minerales o asteroides (que no niego que existan aunque me da la impresión de que la prensa los "multiplica" demasiado), porque en mi caso lo que tengo o, mejor dicho, lo que he conseguido es jurar en hebreo cada vez que oigo un portazo...

10 comentarios:

cisnegro dijo...

Que decir si ya se ha dicho todo..y tb se ha expresado la ira que sentimos los padres por ello ....... da igual que sean las puertas...la lista de telefonos.....la forma de los edificios.....hemos de convivir con el monotema y sus monodialogos...sus obsesiones y sus manias...pero te digo no permitas que se apodere de el la angustia...se mas fuerte ...diselo cuando le suceda porque ahora es pequeño pero debe aprender a dominar su frustracion...su furia y en conjunto su angustia.....yo a mi hijo cuando le daba la angustia y se ponia violento por ejemplo cuando entraba en el cuarto de baño y tenia que cerrar la puerta...entonces le decia ....vaya pero si ya ha venido angustias....venga dila que pase ...y de repente se ponia a mirar a su alrededor porque claro no habia nadie, de esta forma cortaba su conducta y redireccionaba a otra cosa su atención...como ellos no entienden los dobles sentidos va a creer que verdaderamente hay alguien mas...luego fue como un juego y el fue comprendiendo a medida que iba crecciendo...y algo muy importante que debe comprender: algunas puertas se deben cerrar y el no debe abrirlas porque no todas las puertan tienen que estar abiertas...y si angustias viene y se hace daño con autoagresión...entonces me debe temer mas a mi que a la propia angustias xq entonces cierro todas las puertas y el no las puede abrir...es una técnica agresiva que en algunos casos se puede utilizar pero no con el consentimiento constante se consiguen las cosas....poco a poco angustias quedo en segundo plano y fue siendo controlada...vosotros debeis ser mas fuertes..hay que saber cortar la conducta para que no crezca a la vez que crece él y sus monomanias...estas van cambiando como la abeja que va de flor en flor....y la monomania no siempre es util para su futuro.....

Mixolidius dijo...

Es este caso está claro que su utilidad es nula. Como no sea para trabajar de cerrajero o de portero de discoteca... :-) Lo cierto es que, aunque queda el poso y será difícil que desaparezca, lo va controlando poco a poco. La obsesión sigue pero es menos acusada y las rebietas aparecen pero son mucho más leves que hace un tiempo...

Inma dijo...

cisnegro, me ha encantado lo de angustias... muy bueno para centrar la atención en otra cosa...
el mío está obsesionado con las llaves, siempre intenta quitarla de la puerta o si tiene una a su alcance cogerla para abrir la puerta...
también tiene que echarse colonia no sé cuántas veces...
así que para que no tengamos broncas, intento quitar las llaves de su alcance y lo de la colonia es otro tema...
besos

Valeria TGD - Oeste dijo...

Muy buena tu labor. Felicitaciones. Como siempre digo, el mayor problema q tenemos es la desinformacion o la mala informacion. Nuestros niños son unicos , ojala algun dia el resto logre comprenderlos en lugar de seguir intentando que ellos comprendan al resto.
Soy mamá de Alan, un nene de casi 3 añitos que aun no se sabe si tiene TGD o disfasia, pero toda la info nos es util, para informarnos y para sentirnos menos solos en esta lucha. Gracias de corazon

www.tgdoeste.blogspot.com

Alma Diez dijo...

Hola, veo que tiene mucho tiempo esta conversacion pero me encantaria contactar con los padres de este niño, ya que mi niño va a cumplir 4 añitos y le pasa exactamente lo mismo con las puertas des de bien pequeñito, no tiene ningun interes x el juego, solo por las puertas, que le pasa a mi niño? que puedo hacer para desengancharlo d las puertas? Muchas gracias

gabriela c v dijo...

Creo que nosotros, aunque no le hemos desenganchado de su afición (a las bestias de foc catalanas, tampoco es lo más útil precisamente), nos hemos hecho "asperger" con él y ha sido lo mejor que hemos podido hacer. Comprendemos, compartimos, investigamos sobre bestias de foc, escuchamos los sonidos de la gralla que las acompañan, le llevamos a verlas a pueblos, incluso ha sido "timbalero" en una colla de demonios (tambores y petardos para un autista, podéis imaginar el esfuerzo que hacía...y lo hacía porque le valía más su interés que el miedo) Esto le hace sentirse muy bien, muy comprendido, y va creciendo muy feliz y seguro. Muchísimo. Con esta seguridad, cada vez va accediendo a socializar más y más con los demás niños, y va afrontando los cambios con más alegría. Le encanta mirar de reojo, a ver si estamos observando, cuando está haciendo de Drac de Vilafranca, o de Aguila de Barcelona, o de Vibria del Poblenou, o de la bestia que le esté fascinando en ese momento. Tiene 6 años, ha aprendido con ello música, a navegar buscando bestias por youtube, a buscar libros en la bibliotéca, a imitar con arena la trayectoria exacta con que caen las chispas, a dibujar con exactitud milimétrica, a recordar los detalles técnicos e intentar montarse su bestia en casa...va aprendiendo, y no tiene nada de malo. Es una manera diferente. No le veo una carrera en "bestias de foc", pero veo que será una motivación, una compañía,y una seguridad mientras va creciendo,feliz y seguro, y se convierte en lo "que sea" cuando sea mayor . Tener un sueño, o una afición "inútil", no tiene porqué significar no tener futuro. El mecanismo de las puertas, puede llevarle a interesarse por la ingeniería, o las "puertas" traseras de acceso a sistemas informáticas, o las gateway en redes ¿por qué no?. Mi consejo es ¿puertas? pues toda la familia a volverse locos por las puertas. Transmitir seguridad, aprecio, y reconocimiento de su interés. Todos lo necesitamos, y ellos también. Además no pueden evitar la fascinación por su interés. Quitárselo es casi imposible,y no tengo claro que ea bueno, pues vamos a usarlo como lo que en redes llamamos "default gateway" o salida por defecto, para llevarle a donde queremos, y que sin darse cuenta, mientras descubre puertas nuevas, se esté exponiendo a experiencias, que tal vez le lleven a otro interés más "útil": visitar castillos, visitar museos (en Tolousse, tenemos la fábrica de Air Bus, y el centro espacial europeo, donde podrá ver la puerta del "Arianne", o de la MIR), el museo de los aviones en Madrid... Puertas hay en todos lados. Pues a por las puertas. Si no puedo luchar contra ello...me uno a ello. Que sean su puerta hacia el mundo...

Anna dijo...

Interesante todo lo expuesto en esta entrada, al igual que los comentarios...quisiera saber que edad tenía tu hijo cuando escribiste este post, en 2011, y si ha cambiado esta manía por otra o persiste lo de las puertas...nuestro peque "tiene dias"" en que esto le resulta mas irresistible, es como si al aburrirse no sabe como salir sino volviendo a lo conocido, a abrir y cerrar sin sentido, unas veces nos mira como desafiando, otras cae en esta inercia sin darse cuenta siquiera el, se queda absorto en el cierra y abre...todo lo descrito por ti en tu entrada lo vivimos desde que tenía año y medio, y está a punto de cumplir los 3...

Roberto Gassol Padilla dijo...

En los comentarios aqui publicados hablan de un niño del señor Paco Fernandez que al parecer tiene asperger que tiene una "obsesion" o gusto por las Puertas. Voy a dar mi testimonio, yo cuando era niño tambien me gustaban mucho las puertas mejor dicho todavia me gustan, Cuando niño jugaba con ellas, las abria y cerraba y lo disfrutaba mucho, por supuesto mis padres vivian las mismas molestias que vive el amigo Paco porque su hijo juega y se interesa demasiado por las puertas. Pero ha medida que fui creciendo mi gusto por las puertas seguio intacto pero claro deje de jugar con ellas, desde principios de mi adolescencia hasta la adultez (tengo mas de 35 años) mi gusto por las puertas es ahorar desde el punto de vista tecnico. Como me gustan las puertas por ende he desarrolado un gusto por las cerraduras y yo soy todo un experto tecnico en ellas, conozco casi todos los tipos de cerraduras existentes en el mercado, he desarmado cerraduras y las vuelvo a armar. De hecho en mi casa quien repara las puertas y las cerraduras soy yo. Y mi gusto por las puertas y cerraduras no han afectado en nada mi vida personal, tengo amigos y novia, me he graduado de Tecnico en informatica, tengo un trabajo relacionado con eso, llevo una vida absolutamente normal, Lo repito mi gusto por las puertas segue intacto como el primer dia, Tengo fotos de puertas y cerraduras en mi computadoras, guardo catalogos de cerraduras en mis gavetas, cuando voy a una tienda ferretera de autoservicio me pongo a ver las puertas y cerraduras y lo disfruto mucho asi como tambien cuando voy a casas de amigos y familiares me pongo a observar las puertas eso si disimuladamente. En fin considero que mi gusto por las puertas es absolutamente normal como puede ser el gusto a los aviones (a mi hermano le gustan mucho), por los edificios y la arquitectura (Mi gusto por las puertas tambien me ha hecho interesarme por la arquitectura tambien), los carros y hasta por las armas. Reconozco que el gusto por las puertas y cerraduras no es muy comun que digamos y no he conocido a nadie que tenga esa misma pasion por las puertas como yo la tengo. Amigo Paco no se preocupe por la obsesion de su hijo por las puertas, eso es una aficion de el.

Roberto Gassol Padilla dijo...

Por cierto aqui la direccion de mi Blog especializado en puertas, en donde comento los diferentes tipos de puertas y cerraduras, todavia faltan ciertos temas porque apenas estoy empezando en esto de las lides blogueras y la pagina es nueeva http://puertasycerraduras.blogspot.com/

ghdafb dijo...

Genial que increíble. Gracias Roberto por hacerme sentir más tranquila al respecto mi hijo comparte tus aficiones. Puertas, rejas, puertas de coches, de la cajuela, cerraduras, llaves, puerta de la nevera...todo tipo de puertas!!!! Jajajaja interesante amo a mi hijo tal como es y lo tomare como una afición poco comun. Saludos